Últimos temas
» FESTIVAL COUNTRY - SAN PEDRO 23/09
Hoy a las 12:01 pm por JINETE

» Rodada por la primavera a GUALEGUAYCHU
Hoy a las 11:15 am por Nushi

» Reunión Semanal Viernes 22 de Setiembre del 2017
Hoy a las 10:55 am por guslab

» FALLECIMIENTO DE JORGE BASS
Hoy a las 10:39 am por Ser suburbano

» En mi alma está grabado tu nombre...
Hoy a las 10:34 am por Ser suburbano

» ¡¡¡¡Muy Feliz Cumpleaños Guslab !!!!
Hoy a las 10:08 am por Ser suburbano

» Muy feliz cumpleaños Garza !!!
Hoy a las 10:07 am por Ser suburbano

» Me presento
Hoy a las 8:16 am por el tano aldo

» JAWA DAYTONA 350
Ayer a las 8:15 pm por Ezeque


Las baterías de nuestras motos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las baterías de nuestras motos

Mensaje por Ser suburbano el Jue Ago 03, 2017 1:00 pm

La batería suele ser de esos elementos que, aun siendo imprescindible en nuestra moto, sólo nos acordamos de ella el día que falla y nos deja tirados. Y mas hoy día, cuando la mayoría de las motos tienen elevada cantidad de elementos electrónicos esenciales para su buen funcionamiento.


Sin batería suficiente, aunque te mates empujando, es probable que no logre funcionar la inyección. Y en algunos casos de descarga total, ni siquiera el encendido es capaz de producir chispa de ninguna manera.


Hay muchas causas que acaban con la vida de la batería. Incluso aunque seamos de lo más cuidadosos con ella, en la actualidad las baterías tienen una vida útil muy limitada. Esta vendrá determinada por muchos factores: si la mantenemos correctamente, si el uso de la moto es continuo o no, si está sometida a variaciones térmicas importantes o no… y sobre todo, al tipo de batería que lleve cada moto y a su calidad: como con cualquier cosa, encontraremos primeras marcas de calidad reconocida y otras más baratas de dudosa calidad… y, lógicamente las de peor calidad nunca faltan.


Como funciona nuestra batería:

Todas las baterías basan su funcionamiento en el mismo principio: una reacción química dentro de ella produce electricidad ( electrolisis ). Y lógicamente esta reacción química modifica los elementos, agotando así la carga de la batería mientras exista una fuente de descarga o incluso si no lo hubiera. Pero cuando se revierte el proceso e ingresa electricidad en ella, esos elementos se vuelven a “recombinar”, pudiendo entonces acumular y disponer de más electricidad. Es lo que llamamos “carga de la batería”, proceso del que normalmente se encarga el alternador por medio del regulador de voltaje y otros elementos. Pero este proceso no es, ni mucho menos eterno: las baterías tienen un número de ciclos de carga y descarga limitados. Si hablamos de baterías de celular o de las de los vehículos eléctricos ( las tan comentadas baterías de litio o ion-litio ) si se han construido para que ese proceso sea intensivo y duradero: se pueden descargar y cargar del todo muchas veces, ( por eso se llaman también baterías de ciclo profundo ). Pero las normales de moto no son así: se han diseñado para que su descarga sea mínima y enseguida entre otra vez en carga. En su ciclo normal, se descarga cuando acciona el motor de arranque pero en cuanto el motor está en marcha, el proceso de carga se inicia. Por eso, cuando una batería de estas se ha descargado del todo, pierde gran parte de su capacidad de carga y con dos o tres veces que le demos arranque (cuatro como máximo), más aún en época de bajas temperaturas, el resultado es una batería muerta.


Tipos de baterías:


A parte de ”inventos raros” e innumerable número de marcas, podremos encontrar baterías “con mantenimiento” o “libre” de este. Las primeras son las clásicas de toda la vida, las que llevan unos tapones arriba a través del cual se agrega el electrolito que las hace funcionar. Tienen mantenimiento porque este líquido puede evaporarse y bajar su nivel dentro de la batería, nivel que deberemos controlar con cierta frecuencia y reponer con agua destilada en caso de ser necesario para que la batería continúe funcionando correctamente.


También encontraremos varios tipos “sin mantenimiento”: las normales son selladas, llamadas técnicamente VRLA (Valve Regulated Lead Acid), cuyo funcionamiento es similar a las anteriores.


Las más modernas, sofisticadas y caras son las de gel, cuyo electrolito lleva un compuesto de silicona que lo hace casi sólido, evitando así su derramamiento incluso en caso de rotura del exterior de la batería. 


Y las AGM (Absorbed Glass Mat), es decir, fabricadas con fibra de vidrio que absorbe el electrolito, quedando así, al igual que las de gel, con el líquido inmovilizado en cualquier caso.





No siempre encontraremos el tipo de baterías necesario para nuestra moto. Las más comunes son con mantenimiento o la VRLA y de esas son las que conseguimos mayormente y sin dificultad casi siempre. Pero aun así, puede que no demos con el modelo indicado por el fabricante de la moto, ya que en algunos se requerirá de algún tipo específico; por ejemplo en algunos Scooters, la batería va al fondo de la guantera delantera, atrás de una tapa; en posición “ acostada “, así que obligadamente tendremos que colocar una batería de gel o AGM, que son las únicas que pueden acostarse sin que se derrame el ácido de su interior.


Que batería nos conviene más colocar?


Una de las cosas que “nos complica más la vida” a los moteros es la existencia en el mercado de una gran variedad de tipos de baterías. Para los coches es un tema diferente y mucho más sencillo. Para camión, un par de modelos nada más. Pero para las motos, cientos de ellasClaro, en la moto el espacio físico disponible es limitado, muchas cilindradas y diferentes requerimientos de abastecimiento eléctrico… Y estos factores son clave para no equivocarnos: lógicamente tendremos que elegir el tamaño adecuado, que quepa en la caja de la batería y quede bien sujeta. Y que los polos vayan en el lado adecuado, ya que los cables que llegan a la batería suelen llegar por un lado determinado y no disponen de tolerancia suficiente como para modificar su orden. Además, en función del tamaño del motor y de los accesorios eléctricos que llevemos instalados en la moto, aparte de los de serie, necesitaremos mayor o menor capacidad de carga de la batería: si colocamos una batería de menor capacidad es probable que en unos pocos arranques se descargue del todo y arruinemos la batería. Esta capacidad de carga se mide en “_amperios-hora”_ (Ah). Se representa con un número que significa la “cantidad” de electricidad que abastecerá esa batería durante el lapso de una hora, en descarga. En el mundo de la moto las más normales van desde los 4Ah hasta los 12Ah, aunque en algunos ciclomotores o en motos muy grandes y ”aparatosas” puede haber baterías más pequeñas o más grandes.
Con lo cual si la moto fue adquiriendo accesorios eléctricos extras a los de serie, será necesario aumentar la capacidad de la batería. Las pruebas necesarias para determinar la batería necesaria en función de cada instalación en particular suelen ser técnicamente complejas. En la mayoría de los casos bastara con aumentar de 1 a 2 Ah la capacidad de la batería para lograr una mayor durabilidad y eficiencia de la misma.


Bien. Determinado ya el tamaño (físico y de carga) de la batería que necesitamos, la posición de los bornes y demás, sólo queda elegir el tipo de tecnología que queremos. Tampoco es para complicarse demasiado: en algunos casos, no tendremos a mano todas las opciones disponibles, pero en otros sí. 
La más barata de las opciones, lógicamente, será la batería de plomo y ácido sulfúrico con mantenimiento que requiere que de vez en cuando una revisada al nivel del líquido y que ”la cuidemos” más que otros tipos. El líquido que lleva dentro es ácido sulfúrico rebajado con agua, si fuera necesario rellenarla, se deberá efectuar con “agua destilada”, no con ácido: sólo la parte de agua es la que se evapora y no el ácido. Si le echáramos agua normal, los elementos químicos que esta contiene estropearían la batería.


Sin mantenimiento también hay varias opciones. Las más baratas y comunes son las selladas pero con ácido líquido en su interior (VRLA). Vendrán descargadas y con el ácido aparte: tendremos que verterlo en las celdas de la batería y poner el tapón provisto a tal fin que está pensado para no retirarlo nunca más. No evaporan el agua, por lo que no hay que abrirlas y si lo hicieramos, adiós batería: se pierde el equilibrio entre los gases producidos por la reacción, de forma que no pueden volver a ”recombinar” los elementos internos.


Por último es posible encontrar baterías de Gel y ACM para algunas motos. Son caras pero muy seguras, al ser ”secas” (no hay líquido en su interior) y pierden menos carga con el tiempo. Además tienen la ventaja que pueden colocarse en cualquier posición, por lo que en algunas motos, como el caso del scooter que comente anteriormente, son las únicas que se podrían usar
Buena suerte en la elección de su próxima batería !!!

Gracias por leer Equipo Area Mecanica.
avatar
Ser suburbano

Mensajes : 773
Fecha de inscripción : 05/06/2015
Edad : 42
Localización : LA REJA BS. AS.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las baterías de nuestras motos

Mensaje por Harley el Lun Ago 07, 2017 10:24 am

Activando...

_________________________________________________
Un aguila libre es uno mismo en otro cuero.
avatar
Harley

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 18/11/2012
Edad : 33
Localización : Haedo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.